Noticias Destacadas

Estuvo cinco años detenido en una unidad penal

Carrascosa comenzó a cumplir la domiciliaria en un country de Escobar

Condenado a prisión perpetua por el crimen de su esposa María Marta García Belsunce, hoy comenzó a cumplir prisión domiciliaria en la casa de un amigo en un country del partido bonaerense de Escobar. Deberá permanecer con una tobillera electrónica a través de la cual se hará un monitoreo de sus movimientos. Carrascosa1

Carlos Carrascosa, condenado a prisión perpetua por el crimen de su esposa María Marta García Belsunce, comenzó hoy a cumplir prisión domiciliaria en la casa de un amigo en un country del partido bonaerense de Escobar, luego de haber permanecido cinco años en la cárcel y pagado una fianza de un millón de pesos. A las 17.40, el viudo fue trasladado en un móvil del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) desde la unidad 41 de Campana rumbo a la propiedad del Centro Urbano Barrancas de Escobar (CUBE), donde deberá permanecer con una tobillera electrónica a través de la cual se hará un monitoreo de sus movimientos.

Carrascosa estará alojado en la casa de un amigo jubilado, Héctor Liñeiro, donde ya residió hasta que en 2009 fue detenido tras el fallo del Tribunal de Casación bonaerense que lo condenó a prisión perpetua. Es una propiedad de tres ambientes ubicada en el lote 307 de una isla del country, de 80 hectáreas de extensión y ubicado a la vera del Río Luján, aunque con la tobillera el viudo sólo podrá moverse dentro de la vivienda y en el perímetro de su jardín con pileta, indicaron a Télam fuentes judiciales.

La misma página web del CUBE informa que el sitio presenta el típico paisaje isleño del Delta, tiene guarderí­a de lanchas, un muelle de cortesí­a, una confiterí­a, dos canchas de tenis y una de fútbol pero Carrascosa no podrá disfrutar de nada de esto.

Antes de abandonar el pabellón donde permaneció preso cinco años, el viudo debió cumplir varios pasos: ayer le tomaron nuevamente sus huellas digitales y esta mañana su defensa tuvo que presentar ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro el comprobante de la transferencia del millón de pesos que se le fijó como fianza.

Por la tarde, llegó al penal de Campana la tobillera electrónica, el último requisito para que pudiera dejar el penal. La salida de Carrascosa de la cárcel se empezó a concretar el martes, cuando los jueces Marí­­a Angélica Etcheverry, Federico Tuya y Débora Ramí­rez hicieron lugar a un pedido de arresto domiciliario que habí­a formulado la defensa del viudo, luego de que éste cumpliera 70 años el 13 de diciembre.

Los abogados Fernando Díaz Cantón y Adrián Murcho habían solicitado la exarcelación mientras se revisa su condena, pero el TOC sólo aceptó morigerar la pena en razón de su edad y porque tiene problemas de salud, especialmente afecciones cardíacas por su adicción al tabaco y el estrés de la cárcel.

En enero, el fiscal de Ejecución Penal de San Isidro, Luis Angelini, había emitido un dictamen a favor de Carrascosa teniendo en cuenta que dio favorable el estudio socioambiental efectuado en la casa de Liñeiro y que a su entender no hay peligro de fuga.

Durante los últimos meses de 2014, Carrascosa sufrió varios reveses en sus intentos por salir del penal 41 de Campana. El último fue a mediados de diciembre, cuando la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro rechazó un pedido de excarcelación planteado luego de que el 27 de noviembre la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó una revisión del fallo que condenó a Carrascosa en 2009 a perpetua por el crimen de su esposa.

El máximo tribunal consideró que ninguna instancia judicial habí­a revisado esa sentencia, la cual fue impuesta en 2009 por Casación pese a que en el juicio oral de 2007 el viudo habí­a sido absuelto de ese delito y sólo condenado a cinco años y medio por el encubrimiento del crimen.

La socióloga García Belsunce (50) apareció muerta el 27 de octubre de 2002 semisumergida en la bañera de su casa del country Carmel de Pilar y la primera versión, según la familia, era que había sufrido un accidente doméstico. La autopsia reveló, 36 días más tarde, que en realidad había sido asesinada de seis balazos en la cabeza y, por el caso, fueron condenados su marido como autor del asesinato y luego, por el encubrimiento, tres familiares, un vecino y un médico.

 

 

Imagen : Infojus Noticias