Violencia de género

California: suspenden actividades de las fraternidades de la Universidad de San Diego

Las actividades de las fraternidades y sonoridades de la Universidad Estatal de San Diego, en California, fueron suspendidas después de que un grupo de estudiantes interrumpiera con gritos obscenos y exhibiendo juguetes sexuales una marcha organizada la semana pasada para protestar contra las agresiones sexuales en el campus.violencia universidad EEUU

Los miembros de esas organizaciones de estudiantes tendrán que asistir a un curso de prevención de las agresiones sexuales para poder retomar sus actividades.

La suspensión fue ordenada por las autoridades universitarias y afecta a unos 3.000 estudiantes.

El pasado viernes varios grupos organizaron una marcha para protestar contra los abusos sexuales en la universidad, que fue interrumpida por un grupo de miembros de dos fraternidades, que lanzaron huevos a los que se manifestaban y les insultaron, mientras exhibían juguetes sexuales como consoladores.

La Universidad Estatal de California fue uno de los centro de educación superior de California criticado en un informe hecho público hace unos meses, por la poca preparación de sus empleados para hacer frente a las denuncias de agresiones sexuales.

Según destaca desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, en septiembre California se convirtió en el primer estado de EE.UU. en el que entra en vigor una ley aplicable en los centros de educación superior que reciben fondos públicos que exige que en las relaciones sexuales entre estudiantes haya un consentimiento explícito de las partes, un requerimiento que fue bautizado como “sí significa sí”.

La nueva legislación define el consentimiento como “un acuerdo afirmativo, consciente y voluntario para involucrarse en una actividad sexual”, que no tiene por qué ser verbal aunque debe quedar claro.

Según un informe de la Casa Blanca presentado el pasado enero, una de cada cinco universitarias en EE.UU. ha sufrido algún tipo de agresión sexual. De entre estas, tan sólo un 12% lo denunció.

 

Imagen : sociedad.elpais.com