Noticias Destacadas

Córdoba

Buscan a sospechoso por el crimen del río

Se trata de una persona mayor de edad que había iniciado una relación con la víctima, a la que conoció hace unos cinco días.pepinoEl Fiscal de feria de Cosquín y Cruz del Eje, Martín Bertone, caratuló como “homicidio agravado por violencia de género” (femicidio) el asesinato de una mujer chilena de 43 años que ayer temprano fue encontrada sin vida a metros del río Quilpo, en San Marcos Sierra, 150 kilómetros al noroeste de la ciudad de Córdoba, en el departamento de Cruz del Eje.

Para hoy se aguarda un análisis de las huellas dactilares que permitirán confirmar su identidad. Se presume que la víctima tenía domicilio en Avellaneda, Buenos Aires, y que había llegado hacía unos cinco días a San Marcos Sierra.

Allí, conoció a un hombre cuyo nombre tampoco está claro y que ahora está sindicado como el principal sospechoso del crimen.

Durante la jornada de ayer, hubo un intenso operativo en la zona, que incluyó controles en las rutas, perros policiales y hasta un helicóptero, pero no fue posible hallarlo. Hoy continuará la búsqueda.

También se aguarda el resultado de la autopsia para conocer cómo fue asesinada la mujer chilena.

De manera preliminar, se sabe que fue golpeada en la cabeza con una roca, que ya fue secuestrada.

Crimen a la madrugada

Según confirmaron fuentes judiciales y policiales, el cadáver fue hallado cerca de las 7 en proximidades del vado de López sobre el río Quilpo, a nueve kilómetros del pueblo.

No tenía vestimenta de la cintura hacia abajo y presentaba una herida cortante en la cabeza.

El cuerpo estaba a unos 15 metros del cauce del río y a 30 metros del lugar donde tenía la carpa. No se trata de un camping, sino que en ese sector las carpas son emplazadas en cualquier lugar.

A partir de ese momento, el fiscal Bertone constituyó un nutrido grupo de investigación: Homicidios de la Policía, detectives de la Dirección de Investigaciones Operativas de la Policía Judicial y agentes de la Brigada de Cruz del Eje.

Según se estableció con el correr de las horas, la mujer había llegado a San Marcos Sierra hacía no más de cinco días. Pronto, se relacionó con un hombre de 36 años, conocido como “el Chileno” (pero oriundo de Santa Fe), y otro más grande, apodado “Pepino”.

Este último decía ser de Costa Rica, pero hasta ahora se ha establecido que vivió en Quitilipi, Chaco. Todavía se desconoce su real identidad.

De acuerdo con lo que él había relatado a otras personas que también han emplazado carpas en ese sector, de Chaco se marchó tras golpear con un machete a un hijastro.

A través de estos testimonios, se reconstruyó que la mujer chilena dormía dentro de la carpa con “Pepino”, mientras que “el Chileno” pernoctaba afuera.

Tras el crimen, “Pepino” desapareció de la zona llevándose sus pertenencias y hasta anoche no lo habían encontrado. La Fiscalía sospecha que él fue el autor del crimen.

Como el hombre había iniciado una relación con la víctima, se encuadra el caso como un “femicidio”.

No está claro si se trató de un ataque sexual o una discusión.

Sí se sabe que ambos habían estado hasta las 5 en una reunión cerca del río, de la que se fueron juntos.

En los rastrillajes se encontró, a un kilómetro y medio de la escena del crimen, la mochila de “Pepino”. Se presume que había intentado esconderla.

 

Imagen : La Voz