Noticias Destacadas

Tucumán

Buscan a los acusados de abusar de dos niñas

Una madre y un padre pelean para que los hombres que agredieron sexualmente a sus hijas, de 13 y 10 años, sean detenidos y condenadospedofilia hoy

Una tiene 13 años, la otra 10. Una cuenta con el apoyo de su madre, la otra no. Una no se atrevió aún a contarle a su padre lo que vivió, la otra sí. Ellas no se conocen, pero tienen algo muy fuerte en común: ambas fueron víctimas de abusos sexuales. Por detrás hay una madre y un padre que luchan por justicia.

El primero de los casos tuvo lugar en el barrio SEOC. La víctima no había cumplido los 13 años todavía cuando sufrió el primer ataque sexual, el año pasado. La jovencita vivía con su madre en una casa donde además estaba un hombre de 43 años, a quien le alquilaban una habitación para que tuviera dónde vivir.

“Es un vecino, lo conozco desde que estoy embarazada de ella. Por eso le alquilé la pieza”, explicó C., la madre de la víctima. Lo que la mujer desconocía es que, cada vez que salía de la casa, su inquilino aprovechaba para acercarse a su hija. Después de abusar de ella, el hombre la amenazaba. “Me decía que si yo contaba algo le iba a hacer algo malo a mi papá”, recordó la jovencita, quien todavía no se atrevió a relatarle lo sucedido a su padre.

A lo largo de cuatro meses, el agresor repitió los ataques sexuales. La víctima permanecía en silencio, pero su conducta hablaba. “Se fue a la casa de su abuela y no quería volver. Estaba enojada y no daba explicaciones. Hasta me hablaron del colegio para decirme que algo le pasaba. Después le descubrimos que tenía cortes en los brazos y en las piernas, que se los hacía ella misma”, relató la madre.

Recién en esa situación límite, la jovencita se atrevió a contar todo lo que había soportado. Entonces su madre la llevó al médico y realizó la denuncia policial, en octubre del año pasado.

Enterado de que pronto lo buscaría la Policía, el hombre se dio a la fuga, pero antes negó las acusaciones. “Me juró que nunca le había hecho daño a mi hija y me dijo que haga todo lo que tenga que hacer para salir de la duda”, contó la madre de la víctima. Esa misma noche, el hombre abandonó la casa.

La fiscala de Instrucción de la VIII° Nominación Adriana Giannoni, pidió la detención del abusador, apodado “Pelado”, pero todavía no consiguieron atraparlo. Es oriundo de Buenos Aires. La familia de la víctima sospecha que en esa provincia también cometió abusos. “A mí me contaba que les hacía lo mismo a otras chicas en Buenos Aires”, dijo la víctima.

La jovencita está asustada porque ya se cruzó con el hombre en la calle en dos oportunidades. A su madre también le llegaron comentarios de que fue visto en el centro de la ciudad. Por eso la mujer implora que lo encuentren y lo detengan, para que no cometa las mismas atrocidades con otras niñas.

No sabe dónde está

Al igual que C., W. es un padre desesperado. El hombre tiene una hija de 10 años que vive con su madre y el concubino de esta en la zona de Floresta. Desde hacía varios meses, W. observaba un comportamiento extraño en la niña. Y la semana pasada, cuando fue a buscarla a su casa, la encontró dando alaridos, con un ataque de nervios.

“La traje a mi casa, hablamos y me contó que el concubino de la madre hace seis meses que viene manoseándola. Hablé con la madre y no me creyó, así que fui a la Brigada y el comisario Miguel Gómez me tomó la denuncia”, explicó el hombre.

Pero la situación no hizo más que empeorar. W. contó que la madre de la niña se enfureció cuando supo de la denuncia y se llevó a la niña por la fuerza. “No sé dónde está la nena. No tengo plata para pagar un abogado y nadie me ayuda, estoy desesperado”, agregó el hombre, nervioso. Fuentes policiales confirmaron que la causa ya ingresó a la Fiscalía de la III° Nominación, que investiga el hecho.

El acusado es un hombre de 48 años que trabaja como portero de un edificio. W. dijo que, al igual que la niña y su madre, está desaparecido.

 

Imagen : cooperativa.cl