Noticias Destacadas

Córdoba

Brindan asistencia psicológica a lxs niñxs que fueron testigos del crimen de la maestra jardinera

Lxs cinco niñxs que fueron testigos del crimen de la maestra jardinera ocurrido en la localidad cordobesa de San Francisco, están siendo asistidos por un grupo de psicólogos.maria eugenia lanzetti

Lxs cinco niñxs de entre un año y medio y tres, del jardín “Estrellitas traviesas”, que presenciaron el momento en el que el exesposo de María Eugenia Lanzetti, de 44 años, la apuñaló, están siendo asistidos por personal del Programa Provincial de Asistencia de Víctimas con Daños Colaterales.

Se designó a una psicóloga especializada para atender a los niños y a sus familias, según confirmó a la prensa local, el jefe de la Departamental San Justo de la Policía provincial, comisario Raúl Araya.

“Se hizo un relevamiento de los menores afectados y la profesional está llevando a cabo un seguimiento de cada caso para contener a los pequeños y a sus familias y darles el abordaje que necesitan”, explicó Araya.

En tanto, el detenido por el homicidio, Mauro Bongiovanni, de 45 años, declarará ante la Justicia el próximo lunes.

Bongiovanni fue detenido el mismo día del hecho, un rato después de matar a puñaladas a su exmujer, y fue imputado en la causa bajo la caratula de “homicidio agravado por el vínculo”.

El autor del crimen es propietario de la firma Bongiovanni Hermanos, que se dedica a la fabricación de conservadoras termoplásticas.

La mujer fue sorprendida el pasado miércoles, en su trabajo en una guardería que funciona en un centro vecinal, cuando sin mediar palabra su exesposo la atacó con un cuchillo y le provocó seis heridas mortales.

El fiscal a cargo de la causa, Alberto Alberione, confirmó que había varias denuncias previas por episodios de violencia contra el hombre por parte de la docente.

Lanzetti, que fue sepultada este viernes por la mañana en el cementerio local, contaba con un botón antipánico desde el mes de septiembre de 2014, pero el día del hecho, no llegó a accionar.

 

Imagen : La voz de San Justo