Noticias Destacadas

DEL LIBRO MUJERES DE SALTA TESTIMONIOS DE VIDA

Balbina Márquez Ramos- Bacoya-Santa Victoria Oeste(1)

Nadie puede sentirse triste al lado de Balbina. La intensidad de su canto, heredado de sus ancestros, es una paleta multicolor de sentimientos, porque para ella ?el canto significa algo, lo único que se puede trasmitir desde el alma?.

Cree que nació en el valle, pues, a falta de hospital, los nacimientos en la familia, se daban donde los dolores de parto sorprendían a su madre, una pastora de ovejas que normalmente era asistida por su esposo en esas ocasiones. Su padre trabajaba la tierra, amansaba los bueyes y tejía en telar y afirma que? antes, el hombre esquilaba las ovejas y tejía, la mujer sólo hilaba la lana en la pusca?(2). La necesidad y el ingenio los llevaba a teñir los tejidos con palo de nogal y hasta con el hollín de una vieja cocina a leña, que disuelto en agua, cuajaba los colores de la tierra sobre los blancos.

Su madre, además, se ocupaba de la hacienda, cabras, vacas, burros caballos, realizaba las labores domésticas y como alfarera, fabricaba ollas y utensilios para los usos más diversos.

Aún se deleita recordando el sabor de los distintos tipos de papas que allí se cosechaban, la papa oca, dulce, de cáscara colorada tipo batata, la papa lisa , la cuarentona, la papa tuna ,redondita, chatita bien arenosa y muy sabrosa. Como Balbina, quien está segura de ser una mujer de suerte. Sólo porque nació en un valle casi, casi, el paraíso, donde pasó los mejores años de su vida. Aún cuando debía recorrer más de un kilómetro hasta la vertiente más cercana o, cuando al romper el cántaro jugando, no le quedaba más remedio que acarrear agua en el sombrero por temor a la reprimenda. Aunque pasara semanas enteras junto a su hermano arriba de los cerros, pastoreando la hacienda, alimentándose de improvisados escabeches de vizcachas porque los cerdos habían dado cuenta de las provisiones. Vivencias que Balbina relata sin perder la sonrisa?mi hermano tenía quince años, yo era chiquitita Me acuerdo que teníamos unos chanchos mañeros. Se nos comían las provisiones que nos dejaban a nosotros, para la semana o para quince días?yo me acuerdo como en un sueño, y no podíamos?porque los padres eran muy rectos, muy recios que te agarraban y te decían esto tiene que ser así y tenía que ser así?, afirma. Entonces,mi hermano, no podía ir de nuevo a pedir la comida, cazaba vizcachas, perdices y hacía escabeches y bueno, eso comíamos hasta que llegaba el día que mi mamá volvía a subir y nos llevaba comida otra vez.?

Narra con naturalidad que ?a los dos o tres años me quedaba arriba en el cerro el tiempo que fuera necesario quedarse, porque nosotros criábamos ovejas. La oveja en verano no se la puede tener abajo, en el valle por la lana, tiene que estar en un lugar más fresco y en invierno a la cabra no se la puede tener arriba, entonces nos íbamos mudando de la altura al valle, del valle a la altura por la temperatura?.

Cuenta que solo cursó hasta cuarto grado en una escuelita de Bacoya y que después? mi papá no nos mandó porque teníamos una maestra que era bien liberal, y el papá era un hombre muy conservador. Cuando ha visto que la maestra se vestía como nosotros con una pollerita y una mantita y salía a caminar por los cerros, se iba a las? marcadas?(3), a las fiestas, eso al papá no le gustaba-subraya- y decía: las maestras deben enseñar y no andar de fiesta en fiesta. Y nos dijo que no íbamos a ir más a la escuela porque la maestra era así. Y bueno, no nos mandó más.

Heredó de su madre la gracia, la belleza y el amor por la copla. A la que se amarró para siempre un día que descubrió la tristeza y el vacío porque le faltaba algo. Y no era a causa del amor esquivo, o la soledad luego de un matrimonio frustrado y dos hijos. Tampoco por los años de sinsabores de su trabajo como empleada doméstica primero en La Quiaca y luego en Salta. No. Le faltaba el canto. El que aprendió en los cerros, pastoreando hacienda, o en las fiestas familiares. Ese mismo que entonó, vestida con ojotas, sombrero y pollerita prestadas por su madre. Con las piernas temblorosas frente a miles de personas por primera vez, convocada por un concurso de bagualas y coplas en el que se impuso en el primer lugar. Ese canto al que, pese a las efímeras modas del momento, le imprimió tonada de Pascua y de Carnaval y que hizo llorar hasta a los más recios. Porque está orgullosa de su cultura y sus tradiciones.

Y porque el canto será siempre, el lazo indestructible que la une a los cerros, a los valles, a su querido Bacoya, a donde vuelve una y otra vez hecha canción y hecha copla.
——————————————————————————————–
Balbina resultó triunfadora del Concurso de la Baguala y Copla organizado por el Ateneo El Tribuno y del Festival Latinoamericano
hace un par de décadas atrás. Inmediatamente grabó su primer cassette ?Canto Oculto de mi Pueblo?. A partir de entonces no dejó de viajar por la provincia, el país y el exterior. Actuó en Bolivia, Paraguay y en Francia junto a Dino Saluzzi,(4) Melania Pérez,(5) Lito Nievas,(6) ?Cuchara? Saluzzi y Gerardo Gandini del Teatro Colón de Buenos Aires. Junto a Pedro Aznar(7) grabó el CD? Cuerpo y alma?.También grabó junto a Jaime Torres(8).

En el 2002 grabó su CD ?Luna Entera? producido por Tomás Lipán. La contratan durante todo el año para las fiestas populares y desde hace más de un año da charlas sobre costumbres y música de su pueblo, a los niños de las escuelas que visitan frecuentemente La Casona del Sur, establecimiento, donde se conjugan el arte y la gastronomía. Hoy, Balbina se sostiene material y espiritualmente gracias al canto. Y expresa que?todo trabajo dignifica, pero si uno puede hacer lo que le gusta, yo creo que eso es lindo, porque no todos podemos vivir de lo que nos gusta hacer?. ——————————————————————————————-
(1)? Santa Victoria, declarado Lugar Histórico en 1975, está ubicado en la frontera norte de la Provincia de Salta y a 500 kilómetros de la ciudad capital .Este pueblo de hermosos alrededores se encuentra a 2350 metros sobre el nivel del mar, rodeado de cultivos y árboles, entre los que llaman la atención, los nogales. Se produce ganadería, papa, maíz. Cuenta con 6030 habitantes.?Del sitio oficial de Internet de la Cámara de Diputados de Salta, camdip.gov.ar

(2) Huso de hilar

(3) ?Marcada o señalada?es una celebración de los pueblos andinos en que se pide a la Pachamama-Madre Tierra-la multiplicación del ganado .En ciertas regiones se ofrece a la tierra la oreja de los animales, en otras se adornan las orejas de los animales con lanas de colores. Es un festejo en el que se canta y se baila. En él participan vecinos, amigos y parientes de/la dueño/a de casa y son invitados por éste, con comida, bebida y hojas de coca.

(4) Destacado músico salteño bandoneonista.?Junto a sus hermanos Félix y Celso se presentó en Festivales de Jazz de Alemania y Austria, en donde tuvieron una destacada actuación. Ha grabado una serie de discos con obras de su autoría Vivencias I y II en donde muestra su calidad no sólo como instrumentista, sino como gran compositor?Diario Clarín.12/8/02

(5) Cantante salteña de folklore. Integró el prestigioso conjunto vocal Las Voces Blancas, el cuarteto ?El Vale Cuatro, y el recordado ?Dúo herencia?.Actualmente recorre los escenarios del país y del mundo.

(6)Músico nacido en Salta, poeta y maestro de artistas, de vasta y reconocida trayectoria.

(7) Músico, virtuoso del bajo, compositor, poeta y vocalista, nacido en Buenos Aires en 1959.Compuso la música de obras de teatro y películas. Integrante de Bandas de rock y de jazz, con las que obtuvo premios nacionales e internacionales. Su constante apertura a las nuevas tendencias lo llevó a explorar las raíces de la música popular argentina y latinoamericana. Del sitio oficial de Internet. www.pedroaznar.com.ar

(8) Músico nacido en San Miguel de Tucumán. Intérprete magistral del charango. permanente difusor de la música andina en el país y el mundo.

FOTO: www.lugaresdemipais.com