Noticias Destacadas

Colombia

Ataques con ácido: el peor crimen; penas de impunidad

¡Hasta cuándo! Esto es lo que dice la ciudadanía tras los ataques a dos mujeres en la última semana.acido colombia

Los recientes casos de ataques con ácido en la ciudad de Bogotá han despertado la indignación del pueblo colombiano. Pero tal vez lo más preocupante son las cifras del Instituto de Medicina Legal que revelan que en los últimos 10 años 926 personas han sufrido este tipo de agresiones en el país.
Esta cifra se divide en 509 mujeres y 417 hombres, que según lo indicó el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, fueron víctimas de “una de las prácticas de violencia más oprobiosas” y que causa mayor daño.
Valdés también reveló que el mayor número de personas atacadas se encuentra entre los 20 y los 24 años de edad, siendo el agresor, generalmente, una persona conocida de la víctima. “Muchas veces el victimario es una persona que ha tenido o tiene una relación sentimental con la víctima”, indicó el médico, agregando que desde hace unos años se presenta un incremento de este tipo de hechos.
“Entre los años 2008 y 2009, hasta el 2012, se había registrado un incremento, pero en el 2012 se presentó una disminución de cerca del 30%. Sin embargo, en lo corrido de este año tenemos una cifra de siete eventos”.
Para el galeno, quien ataca con ácido no busca quitarle la vida a su víctima, sino marcarla de por vida, ya que -como lo explica- las secuelas “van desde la desfiguración hasta la pérdida de miembros”.
El pasado 28 de marzo, en el barrio Santa Bárbara de Usaquén, la sicóloga de 33 años Natalia Ponce de León fue abordada por un hombre que le arrojó una gran cantidad de ácido, lo que le produjo quemaduras de segundo y tercer grado en el 37% de su cuerpo. 
 
Y este miércoles, cuando la ciudadanía aún no salía de su asombro, en el sur de la capital, Sorleny Pulgarín, de 23 años, fue atacada por una vecina, quien desde un segundo piso le lanzó ácido.
 
¿Lesiones personales?
Analistas consultados por Noticias RCN explicaron que pese a la reforma del Código Penal del año 2013, que aumentó las penas para este tipo de delito a entre ocho y 15 años de prisión, el hecho de que sea considerado como lesiones personales facilita que haya una disminución en la condena.
“Aunque es un hecho supremamente grave, la legislación contempla este acto como lesiones personales”, explicó el  exprocurador Jaime Bernal Cuéllar. “Esa pena, que inicialmente, podía ser de ocho años, en la práctica se vuelve una pena de un año y unos pocos meses de prisión”, añadió el abogado Darío Bazzani.
Pese a esto, son muchos los ciudadanos que piden que estos hechos sean considerados como tentativa de homicidio, para garantizar un castigo efectivo.
Imagen : partidoliberalcolombiano.info