Noticias Destacadas

Ataques a Movimientos Sociales independientes

Integrantes del Frente de Lucha por Cooperativas sin Punteros denuncian una operación política “destinada a desprestigiar a los movimientos sociales independientes que luchan para que el Programa Argentina Trabaja sea un programa en el que se trabaje dignamente, en obras públicas reales y sin punteros”. Esta operación proviene desde las “redes clientelares del PJ”, afirman.

Reproducimos comunicado de prensa:

En este último mes, en el distrito de Florencio Varela integrantes del Frente de lucha de Cooperativas sin punteros venimos sufriendo una serie de ataques destinados a desprestigiar a nuestros movimientos sociales, por parte de sectores ligados al Duhaldismo en complicidad con el funcionario Jorge Aguirre responsable del área social del programa Argentina Trabaja en Florencio Varela

Mercedes Vázquez, ex concejal duhaldista en Florencio Varela y el mencionado Jorge Aguirre, han operado políticamente a través de 3 personas ligadas antiguamente a nuestra agrupación para difamarnos con la única intención de golpear a los movimientos sociales independientes que denunciamos y luchamos contra el manejo clientelar y punteril del Programa Argentina trabaja.

Jorge Aguirre ha sido denunciado públicamente en reiteradas oportunidades por exigir a los cooperativistas del distrito participar en actos políticos a cambio de no trabajar, asimismo ha garantizado toda una estructura ligada a los punteros del distrito para fraguar las planillas de asistencias al trabajo entregadas por las cooperativas como prenda de cambio para manipular clientelarmente a las personas que no deberían cobrar por no haber asistido al trabajo. En el distrito este mecanismo ha sido incluso utilizado para obtener votos en las recientes elecciones de la CTA.

Mercedes Vázquez, Ex concejal Dualdista, es conocida en el barrio San francisco y en el partido de Florencio Varela por sus históricos manejos punteriles, en esta oportunidad empujada por sus ansias por recuperar su pequeño lugar de poder en la zona y el control de la cooperativas, ha tentado a 3 ex integrantes de nuestro movimiento, con promesas de prevendas económicas para que inicien una campaña de injurias y difamaciones. Estas 3 personas habían sido apartadas de la cooperativa 8 de octubre, por pretender que el programa ARGENTINA TRABAJA no sea realmente un programa de trabajo, y por beber alcohol en horario laboral.

Mercedes Vázquez en connivencia con Jorge Aguirre le prometió un ingreso mayor como capataces en otra cooperativa, a cambio de presentar falsas denuncias en nuestra contra en diarios de circulación local y nacional.

Además, ambos personajes se han dedicado a buscar gente que nunca se presento a trabajar en la cooperativa, desde el comienzo del programa hace ya casi 8 meses, para incitarlos a que realicen denuncias en nuestra contra, con la promesa de arreglar que figuren presentes para cobrar sin trabajar.

Repudiamos con todas nuestras fuerzas este tipo de operaciones MISERABLES, tan características de la política clientelar tradicional del PJ y demás partidos del sistema, y ratificamos que NO dejaremos de denunciar, luchar y organizarnos contra este tipo de prácticas.

Los que firmamos el presente comunicado somos parte de los Nuevos Movimientos Sociales surgidos en nuestro país a lo largo de la última década. Nos organizamos de manera realmente autónoma e independiente de cualquier estructura partidaria, como así también del estado, en cualquiera de sus niveles. Desde hace muchos años desarrollamos actividades productivas, educativas, culturales, sociales, comunitarias, de género, y en el campo de la salud y de la vivienda, en gran cantidad de barrios y localidades del conurbano y del interior del país.

Frente al señalamiento falaz hecho público por las mismas personas que nos vienen difamando, en el sentido de que en nuestros movimientos se les cobraría una suerte de ?peaje? a los cooperativistas declaramos que: En nuestras organizaciones, todo es debatido largamente en asambleas de base y luego aprobado en plenarios generales, en el que participan nuestros compañeros y compañeras. Usamos técnicas de educación popular para explicar las distintas propuestas, incentivamos hasta lo indecible para que todos los compañeros opinen y se apropien de la discusión. Y finalmente arribamos a una votación a mano alzada donde aprobamos, con un criterio solidario, entre muchos aspectos, también un esquema de aportes para sostener entre todos, más allá que se esté enmarcado en un emprendimiento productivo o en uno u otro programa de trabajo por cooperativas, el funcionamiento administrativo – contable y la logística del conjunto de las cooperativas por un lado y un fondo para gastos sociales comunes, tales como el sostenimiento de guarderías-jardines, comedores, infraestructura comunitaria, Bachilleratos populares etc. El financiamiento de estas actividades es sostenido por aportes solidarios, realizados voluntariamente por la gran mayoría de los compañeros y compañeras que forman parte de nuestros movimientos. Estos acuerdos y resoluciones han quedado plasmados en un estatuto interno de trabajo de nuestras cooperativas que, firmado por la totalidad de los compañeros, ha sido presentado y validado oportunamente, en este caso, por la Municipalidad de Florencio Varela, y en el INAES.

Como organizaciones populares consideramos no solamente que es legítimo, sino incluso absolutamente reivindicable, el hecho de decidir democráticamente sobre estas y otras formas de generar proyectos colectivos, como lo hicieron los clubes sociales y deportivos, los sindicatos, o las sociedades de fomento, en su surgimiento a principios de siglo. Empresarios y gentes de mucho dinero tienen por costumbre agruparse para formar poderosas cámaras y asociaciones para efectuar lo que ellos llaman ?lobby?. No vemos porqué los sectores más humildes y postergados no habríamos de tener también el derecho de asociarnos, en nuestro caso para sobrevivir, después de haber sido arrojados a la marginalidad y la pobreza por un sistema formal de empleo incapaz de integrarnos. Y no nos imaginamos tampoco cómo podríamos hacerlo sin contar con fondo de dinero alguno, como el que surge del aporte de quienes integramos nuestras agrupaciones, que somos en definitiva quienes usufructuamos sus beneficios. Merece una mención a nuestra práctica permanente de rendición de cuentas de todo lo realizado con los fondos colectivos. Las asambleas por barrio donde participan los compañeros, para debatir y tomar decisiones, son inexorablemente semanales, y la rendición de cuentas de ingresos y gastos de todos los fondos se realiza en asamblea, con una regularidad mensual. Cuando nos ha tocado realizar alguna obra pública de cierta responsabilidad, hemos adoptado la inédita actitud de efectuar una rendición de cuentas pública y abierta a toda la comunidad. Todo este esfuerzo organizativo no surge espontáneamente desde la propia entraña de los barrios. Esto es posible porque decenas y decenas de militantes, con variados niveles de instrucción, dedicamos parte importantísima de nuestras vidas a militar ad honorem para construir, casi siempre contra la corriente, lo que les estamos describiendo. Nuestro frente de lucha se llama ?Frente de lucha por cooperativas sin punteros?. Luchamos denodadamente contra la cultura punteril y clientelar metida hasta el hueso de nuestra sociedad. Los punteros suelen cobrar desde $200 hasta $500 a los cooperativistas que ellos inscribieron en el programa a cambio de que estos no se presenten a trabajar. Como es obvio, recaudan ese dinero en beneficio propio y el de su mandante.

Nosotros tuvimos que manifestarnos masivamente para poder acceder al programa Argentina Trabaja, y para que este sea realmente un programa de trabajo y no un plan social. Nadie nos regaló absolutamente nada. Para formar parte de nuestras agrupaciones es obligatorio cumplir con el trabajo. Los aportes voluntarios que realizamos, de entre $30 y $50, son decididos democráticamente, con un fin específico, en beneficio del conjunto de los compañeros y con rendición de cuentas mediante. Nos parece un error bastante injusto haber quedado, con las denuncias levantadas por los diarios, mezclados con prácticas totalmente opuestas a nuestra filosofía de construcción, prácticas contra las que hemos luchado durante años.
Varios cientos de firmas hemos recolectado en el barrio San Francisco entre vecinos, comerciantes y docentes de la escuela, en reconocimiento y apoyo a nuestra labor y trayectoria en la zona. Además hemos recibido la adhesión y solidaridad de una veintena de organizaciones que como la nuestra, se organiza en forma independiente, construyendo y luchando cotidianamente por una nueva sociedad.

POR TRABAJO DIGNIDAD Y CAMBIO SOCIAL

FRENTE DE LUCHA POR COOPERATIVAS SIN PUNTEROS

Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Frente Popular Darío Santillán (FPDS), MTD Aníbal Verón Nueva Fuerza, Federación de Organizaciones de Base (FOB), MTR por la Democracia Directa, Agrupación Territorial Víctor Choque, OPR Villa Hidalgo, Tierra y Libertad, Agrupación 8 de abril, Fogoneros, MTL Rebelde, Movimiento Unidad y Lucha.