Argentina por debajo de la región en el uso de métodos anticonceptivos

Según el relevamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de las Estadísticas sanitarias mundiales publicadas el presente año la prevalencia del uso de métodos anticonceptivos en Argentina es del 65,3%, cuando a nivel regional el promedio se ubica en el 70%, siendo además la tasa de fecundidad en adolescentes un punto mayor que en el resto de América con 62 embarazos cada 1000 muchachas de entre 15 y 19 años. No se conocen estadísticas en nuestro país sobre “necesidad insatisfecha de planificación familiar”.

Debe tenerse en cuenta también que si bien se mantiene elevada, la razón de mortalidad materna por 100.000 nacidos vivos”, ésta se halla muy por debajo del promedio regional con 77 muertes por esta causa, cuando América cuenta con 99 defunciones a raíz de este tipo de circunstancias.

Otro dato que se destaca es que los partos atendidos por personal de salud cualificado llegan al 99% en nuestro país, mientras que en la región alcanza sólo el 92%.

La cobertura de la atención prenatal en porcentaje con al menos 1 visita
es del 99%, cinco puntos por encima del promedio regional y con una “tasa de mortalidad de menores de 5 años por 1000 nacidos vivos”, de 16 niños, tres casos menos de los reportados a nivel continental.

Mientras tanto si bien el estudio carece de datos en salud sexual concernientes a Argentina sobre “conocimientos amplios y correctos sobre el VIH/SIDA tanto en varones como en mujeres de 15 a 24 años, la “prevalencia del VIH entre adultos menores o mayores de 15 años por 100.000 habitantes” llega en el país a los 409 casos, mientras en el resto de América, porcentualmente se ubica en 448, siendo la cobertura del tratamiento antirretroviral en personas con VIH avanzado de un 73%, mientras el cálculo en América es porcentualmente más bajo con sólo el 62%.

Factores demográficos y socioeconómicos determinantes de la salud a nivel mundial

Si bien, la investigación brinda datos sobre cada país, analiza con un criterio general como “los factores demográficos y socioeconómicos son los principales determinantes de la salud”, siendo en países como el nuestro un punto de inflexión en materia de pobreza y bajos ingresos, ya que refuerza la idea de que a medida que la fecundidad disminuye, como ocurre en Europa con un promedio regional de embarazo adolescente de 24 sobre 1000, “los ingresos aumentan, las poblaciones envejecen y se urbanizan en mayor medida, y los perfiles epidemiológicos también cambian, con una participación creciente de las enfermedades no transmisibles, los accidentes y otras causas externas en la carga de morbilidad”.

Igualmente resalta, la relevancia que presenta la educación, considerando que “los niveles cada vez mayores de educación, especialmente de las mujeres, también tiene un impacto fundamental en el uso de la atención de salud y en la situación sanitaria”.

Los datos recabados muestran que la población mundial si bien sigue en crecimiento lo hace “a una tasa inferior a la del pasado decenio”, con una media de crecimiento anual del 1,3% entre 1997 y 2007, cuando la misma había sido del 1,6% entre 1987 y 1997, enfatizando en las grandes diferencias regionales en las tasas de crecimiento. “La tasa de crecimiento de África es más de 10 veces superior a la de
la Región de Europa, donde las poblaciones de varios países están disminuyendo de hecho”.

Desde la OMS se señala también la merma en la tasa de fecundidad en todo el mundo, especialmente en la Región del Mediterráneo
Oriental, “donde ahora las mujeres tienen dos niños menos que la generación anterior”, remarcando que pese a esto “la
fecundidad sigue siendo relativamente alta si tenemos en cuenta otras regiones, con un promedio de 3,4 niños por
mujer frente a 2,7 en Asia Sudoriental y 2,2 en las Américas”, con cifras demasiados elevadas en África, en donde “por término medio cada mujer tuvo unos 5 niños en 2007”.

FOTO: www.infanciahoy.com