Noticias Destacadas

Argentina: El valor histórico de Juana Azurduy

Buenos Aires, octubre.- La otra historia, aquella que pocos conocen, empieza a golpear las puertas de la memoria para instalarse en la sociedad, gracias a un proyecto de ley impulsado por la diputada Cecilia Merchan. Este intenta que el billete de 100 pesos (el de más valor en la moneda argentina) lleve el rostro de la coronela Juana Azurduy, en lugar de la imagen del militar y político Julio Argentino Roca.

“Los símbolos, y principalmente los símbolos históricos, son una guía para nuevas generaciones y una valorización social de sus hechos en vida y como aporte para la construcción de nuestra Nación”, manifiesta la ordenanza elevada a los diputados.

“Es totalmente usual ?sigue la fundamentación? el intercambio de billetes en el día a día de la población, entonces ¿qué mejor ocasión para marcar en este escenario una paridad que venimos buscando las mujeres desde antaño?”, se dice en el documento.

Tras este objetivo, la legisladora Merchan impulsó una campaña en la ciudadanía para obtener la cantidad de firmas necesarias a fin de elevar un petitorio solicitando que la idea se convierta en ley.   Sin embargo, pocos saben quién era Juana, y la mayoría conoce a Julio Argentino Roca. Este hombre es el estereotipo de prócer venerado en las escuelas: desempeñó la presidencia desde 1880 hasta 1886 y se lo recuerda como “el conquistador del desierto” por haber iniciado una cruzada para apropiase de las tierras habitadas por los indígenas.   En ese afán, puso en marcha un plan de eliminación y sometimiento de los aborígenes al imperio dominante. Por esta razón, para muchos este hecho de la historia es recordado como un gran genocidio.   Juana Azurduy (1780-1862), en cambio, fue una lideresa de origen boliviano-argentina que participó en las luchas por la emancipación latinoamericana, donde alcanzó el título de coronela. Era una mujer ilustrada y acompañó a su marido, Manuel Padilla, en la guerra contra las tropas españolas. Logró que a esa gesta la acompañasen no sólo 6.000 indios, sino también muchas mujeres.

Luego de la muerte de Padilla, en 1816, la coronela Azurduy intentó reorganizar las tropas, pero había perdido gran parte del apoyo de parte de las fuerzas anti-realistas.

“La sociedad recibió la campaña con aceptación, por eso hemos conseguido las firmas que necesitábamos. Sin embargo, hubo quienes expresaron sus voces en contra de nuestro proyecto, defendiendo a Julio Argentino Roca y el modelo de país que gestó”, relata a SEMlac Grisel Tarsia, concejala del partido bonaerense de Esteba Echeverría. “Creemos que la historia tiene muchas mujeres que sobresalieron y hemos elegido la figura de Juana Azurduy por su gran valor simbólico”, puntualizó la concejala. “Hoy más que nunca, los pueblos de Latinoamérica siguen el camino que los dirige a cumplir el sueño de la patria grande”, precisó.