Nena rescatada

Apuntan a conocer si se cometieron otros delitos en los controles por la guarda de la menor

El fiscal nacional en lo criminal Juan Necol afirmó que la nena que estuvo encerrada nueve años al cuidado de una pareja en el barrio porteño de Lugano “contiúa recuperándose” de su estado de salud.niña esclavizada lugano

“Tras el procesamiento con prisión preventiva de la pareja dictado ayer por la jueza se continuará con la recolección de testimonios ,para saber que paso con los controles que deberían haberse realizado sobre la guarda de la niña”, dijo Necol a Télam.

El fiscal detalló que en esta etapa del proceso “se buscarán testimonios que posibiliten saber sobre los informes ambientales que debieron haberse hecho” en todo el período en que la menor estuvo encerrada.

Indicó además que “la nena esta bien de salud” y que ignora el paradero de la madre biológica, que entregó a la niña a la pareja confirmada por Daniel Gómez y Adriana Barros en el 2001.

El juzgado de Instrucción 42, a cargo de la jueza María Gabriela Lanz, procesó a esa pareja bajo el cargo de “reducción a la servidumbre” y “lesiones gravísimas” y solicitó la prisión preventiva, que ya estaban cumpliendo.

El fiscal Necol había ordenado la detención de la pareja que tenía la guarda de la joven y el allanamiento del domicilio donde había estado encerrada durante los últimos meses, ubicado en la calle Pola, en el barrio porteño de Villa Lugano, aunque también estuvo privada de su libertad en un garage situada en la calle Basualdo.

En la resolución, el juzgado informó que extrajo testimonios de la causa de la niña, que tramita ante el Juzgado de Responsabilidad Penal 1 de Quilmes, para investigar la posible comisión de otro delito.

La causa penal se originó en diciembre del año pasado luego que la hermana de la víctima intentara averiguar el paradero de la joven, quien había sido dada en guarda en 2001.

En noviembre de 2013, el juzgado de Quilmes envió una orden al matrimonio para que se presentaran en sede judicial pero la pareja  nunca concurrió.

Cuando las trabajadoras sociales fueron al domicilio que figuraba en la documentación, encontraron a la joven de 15 años desnutrida y con retraso madurativo.

La niña fue internada en el hospital Evita Pueblo de Berazategui y el tribunal realizó la denuncia por su estado de abandono.

Una vez recuperada y a través de una Cámara Gesell, la niña contó los tormentos a los que era sometida por la pareja, como haberla sacado dos veces en nueve años o darle de comer sólo pan, agua y levadura de cerveza, mientras que era castigada si pretendía ingerir los restos de la comida que la pareja le daba a un mono y a un perro que convivían con ella. 

 

Imagen :  www.rionegro.com.ar