Cámara Federal de Casación Penal

Aplican parcialmente el “2×1” al represor condenado por el robo de Donda y Cabandié

La Cámara Federal de Casación Penal otorgó el beneficio al ex vicealmirante Antonio Vañek, quien había pedido la reducción del tiempo de encierro por aplicación de la ley 24390.

Imagen : Memoria Verdad y Justicia - Télam
Imagen : Memoria Verdad y Justicia – Télam

La Sala Tercera del máximo tribunal penal aceptó aplicar parcialmente la derogada ley del “2 x 1” a un represor condenado a 40 años de cárcel por robo de bebés nacidos durante la dictadura, entre ellos la diputada Victoria Donda y el diputado Juan Cabandié.

El tribunal consideró que en el caso de Antonio Vañek y otros represores “los delitos de retención y ocultamiento por los que resultaron condenados son de carácter permanente y, en consecuencia, debe aplicarse la ley vigente al momento en que cesaron de cometerse los hechos imputados”.

Vañek fue condenado a 40 años de prisión en el marco de la causa denominada “Plan sistemático de robo de bebés” como responsable de “sustracción, retención y ocultamiento de un menor de diez años en concurso ideal con el de hacer incierto el estado civil de un menor de diez años”.

Ocurrió “en los casos de Victoria Donda Pérez; Federico Cagnola Pereyra; María Florencia Reinhold Siver; Ezequiel Rochistein Tauro; Evelyn Bauer Pegoraro; Juan Cabandié Alfonsín; Alejandro Sandoval Fontana; Javier Gonzalo Penino Viñas; y en los casos de los hijos de María del Carmen Moyano y de Ana Rubel”.

Respecto de Vañek, el tribunal evaluó que “reviste particular importancia que Javier Gonzalo Penino Viñas recién haya podido establecer su verdadera identidad el 13 de agosto de 1998”. La ley del “2 x 1” estaba vigente entonces (fue derogada en 2001), es decir que ese delito cesó con la recuperación de la identidad del hijo de desaparecidos. En virtud de ello, la Casación ordenó “reelaborar el cómputo practicado a su respecto, teniendo presente la vigencia de las normas aquí señaladas”.

Días atrás colectivo artísitico asistió a la casa de Vañek en rechazo a la prisión domiciliaria de la que goza el represor.