Agenda de mujeres en la Legislatura salteña

Si bien las listas cumplen con la inclusión que prevé el cupo femenino del 30% en la provincia de Salta, la mayoría de las candidatas a legisladoras se ubican en el segundo o tercer lugar de las mismas. De igual modo, las voces que circulan por los medios de comunicación, en general son de aquellos varones que encabezan las listas, pero aún cuando las candidatas toman la palabra, los proyectos se centran en cuestiones generales sin enfocar en problemáticas propias del género.

Kitty Blanco es arquitecta y candidata a diputada en tercer término por la lista 17, Frente Wayar Gobernador. Es vicepresidenta del Colegio de Arquitect@s, docente en la Universidad Católica de Salta, esposa y madre de tres hij@s. En su incursión en la política partidaria reconoce haberse identificado con la propuesta de Walter Wayar, quien fuera por 12 años vicegobernador de la provincia de Salta, y por estos días diputado nacional.

Sobre sus inquietudes Kitty plantea una amplia agenda, adonde el acceso a los servicios, la vivienda y el trabajo genuino se convierten en pilares de sus objetivos. También refiere que la educación y un sistema de becas inclusivo se vuelven fundamentales para el progreso de toda sociedad, señalando que si bien ella no ha vivenciado su ingreso a la política como un espacio de lucha de géneros, apoyará la búsqueda de la paridad en los escaños de obtener una banca.

Francisca Jiménez, también candidata en tercer término por el Partido Justicialista Lista 2 FREJUVI, se ha desempeñado como funcionaria provincial y municipal, cumpliendo distintos roles al servicio del Estado. Más conocida como “Paca”, siempre estuvo vinculada a las necesidades de l@s vecin@s, manifiestando conocer de cerca la problemática de los barrios y con ello cada una de las demandas de l@s ciudadan@s.

Por su parte, Mirta Hauchana, candidata por el Partido Obrero Lista 14 como diputada en segundo término, es estudiante y desde hace años milita en esa fuerza política. En su agenda legislativa en torno a los derechos de las trabajadoras, Mirta plantea la lucha contra la precarización laboral por el salario inferior al varón, que se acrecienta según su análisis con las tercerizaciones laborales y la falta de las licencias maternas. Mirta pconsidera que más que una cuestión de géneros, las diferencias se basan fundamentalmente en una lucha de clases, señlando que prefiere quitar el foco de la paridad en los escaños, ya que según su punto de vista el número de mujeres no garantiza la puja por la igualdad.

FOTO: politicarock.cl