Afganistán, el país más peligroso del mundo para que vivan las mujeres

Le siguen la República Democrática del Congo, Pakistán, India y Somalia. Las mujeres sufren altos índices de violencia sexual, matrimonios forzados y falta de acceso a la salud y la educación.

Once años después de ser liberado de los talibanes, Afganistán es el país más peligroso del mundo para las mujeres, según un estudio de TrustLaw, de la Fundación Thomson Reuters.

Los otros cuatro feminicidas son la República Democrática del Congo, por el alto nivel de violaciones; Pakistán, por los llamados “crímenes de honor”; India, por el tráfico de esclavas y Somalia, por mutilaciones como la ablación y la infibulación.

En Afganistán, la esperanza de vida es de sólo 43 años. En ese país, una mujer muere cada media hora debido a complicaciones en su parto, ya que sólo el 15% da a luz en centros médicos. Además, apenas el 14% de ellas sabe leer y escribir.

Un altísimo porcentaje del 87% padeció malos tratos o fue obligada a un casamiento arreglado, según los datos del informe. En ese sentido, precisó que el 57% de los matrimonios son consumados con niñas menores de 16 años, a pesar de que la ley afgana lo prohíbe.

El informe fue elaborado por 213 expertos en violencia machista en cinco continentes y tuvo en cuenta seis factores de riesgo: salud, violencia sexual, violencia, factores culturales y religiosos, falta de acceso a recursos y esclavitud.

En segundo lugar aparece la República Democrática del Congo, rica en diamantes, oro y minerales estratégicos como el coltan -esencial para la telefonía móvil-, pero con un alto índice de pobreza e injusticia. Desde 1998 murieron más de cinco millones de personas debido a la guerra en el este, donde Ruanda, Uganda, Congo, Burundi, Angola y Zimbabue se disputan las riquezas.

La guerra permanente y la presencia de numerosas guerrillas, provoca que más de 400.000 mujeres sean violadas cada año.

El tercer país más peligroso para las mujeres es Pakistán, donde reciben maltratos por causas culturales, tribales y religiosas, incluyendo ataques con ácido, los “crímenes de honor” (como infidelidades) y los matrimonios forzados.

En cuarto lugar está la India debido a los feticidios e infanticidios -cuando matan al no feto o al ya nacido que no son varones-, la esclavitud sexual y el tráfico de mujeres.

El informe, publicado por el diario “El País”, de España, cita al ministro del Interior, Madhukar Gupta, quien estima que el tráfico humano afecta cada año a 100 millones de personas, la mayoría mujeres y niñas. La Oficina Central de Información de India asegura que en el país hay tres millones de prostitutas, de las que cuales 40% son niñas.

Somalia, uno de los países más violentos del mundo por las constantes guerras tribales, está en quinto lugar. La violencia que sufre la mujer incluye la mutilación sexual que multiplica los riesgos de mortalidad en el parto.

No hay un sistema sanitario ni educación. La ministra de Asuntos de la Mujer, Maryan Qasim, dijo a TrustLaw que le resultaba incomprensible que su país no ocupara el primer puesto.