Noticias Destacadas

La medida generó una fuerte polémica

Adopción y matrimonio igualitario se deciden con referendo en Eslovaquia

Este será el quinto referéndum  celebrado en Eslovaquia  desde el nacimiento del país el 1 de enero de 1993.matrimonio-gay_91138-L0x0

Un polémico referendo en Eslovaquia decidirá mañana sobre la prohibición de la adopción de niños por homosexuales y el matrimonio entre parejas del mismo sexo, un paso que han criticado organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Los promotores del referendo y de vetar la adopción y el matrimonio a las parejas del mismo sexo han contado con el respaldo claro de la Iglesia Católica y han utilizado la imagen del papa Francisco en sus carteles para defender esa opción.

“Eslovaquia lucha hoy con coraje en defensa de la familia”, se lee en los carteles con la imagen del papa, unas palabras que pronunció durante un reciente encuentro con peregrinos eslovacos en el Vaticano.

Los representantes de colectivos homosexuales y defensores de los derechos humanos consideran un error someter a votación los derechos de una minoría, y más en un país donde no esta regulada de forma legal, ni siquiera como parejas de hecho, la convivencia de personas del mismo sexo.

El referendo de mañana en este país de fuerte tradición católica se produce después de que una consulta en 2013 en Croacia vetase el matrimonio homosexual.

En Eslovaquia la Constitución ya define desde el pasado otoño el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, pero los promotores del referendo decidieron mantener la pregunta en la consulta para reforzar los valores tradicionales de la familia.

Los impulsores del referéndum, la Alianza por la Familia (AZR), que agrupa a un centenar de entidades conservadoras, reconocen que la reciente reforma constitucional ha consagrado “lo más valioso” de su petición ciudadana, indicó a Efe su portavoz, Anton Chromik.

Esa enmienda constitucional fue una iniciativa de los gobernantes socialdemócratas y la oposición democristiana, que tomó la delantera a la iniciativa popular.

Por ello, durante la campaña de la consulta, la AZR, que reunió 420.000 firmas para convocar la consulta, ha puesto el acento en otras cuestiones como lo que denominan “protección de los niños”, y “el derecho a tener padre y madre”.

AZR ha realizado varios vídeo cuya emisión en los canales eslovacos han desatado una gran polémica y han sido criticados por representar a los padres homosexuales como un peligro potencial para el bienestar de los niños.

En un país en el que el 70 por ciento de la población se define como cristiana, la opción de vetar la adopción y el matrimonio homosexual es mayoritaria, según todas las encuestas, pero para que el referéndum sea válido debe participar la mitad del censo, esto es, algo más de dos millones de votantes.

Organizaciones de defensa de los homosexuales se negaron a participar en la campaña, una posición que han compartido Amnistía Internacional y otros organismo como el Comité Helsinki para los Derechos Humanos.

También Kalman Petocz, vicepresidente del Consejo del Gobierno de Eslovaquia para los derechos humanos, igualdad de género y minorías ha criticado la consulta.

“Toda la campaña del referéndum ha contribuido a la deformación de la conciencia jurídica en Eslovaquia. Se deforma la comprensión de los derechos humanos. La opinión de la mayoría no es necesariamente democrática y justa”, subrayó Petocz, quien también es director del Comité Helsinki en Eslovaquia.

De tener validez, el resultado quedará anclado en la Constitución, y sólo podrá ser revocado por una mayoría de dos tercios del Consejo Nacional, el Parlamento unicameral de Bratislava.

Imagen :E.mol.com