Noticias Destacadas

En los Tribunales de San Isidro

Absolvieron a Yanina González en el juicio por la muerte de su hija

El tribunal absolvió a Yanina González, víctima de violencia de género. Estaba acusada de abandono de persona por la muerte de su hija de dos años y medio. De acuerdo a su testimonio, la nena murió por los golpes que le dio su ex pareja.YaninaGonzalez2Rrr

Esta mañana Yanina González llegó a los tribunales de San Isidro con una pulsera electrónica que controlaba su libertad. Un rato después, el Tribunal Oral Criminal 2 la absolvió en una audiencia que no duró más de dos minutos. Estaba acusada del abandono de su hija de dos años, que murió por los golpes de su ex pareja, Alejandro Fernández, en agosto de 2013. Los magistrados Lino Mirabelli, Esteban Andrejin, Agustín Gossn ordenaron su inmediata libertad.

La jornada de hoy empezó a las 12 y terminó con los aplausos del público. Fue el único momento de todo el juicio en el que Yanina sonrió. La joven de 23 años que tiene un retraso madurativo escuchado el veredicto de la mano de su abogada, Gabriela Conder. Salió de la sala abrazada a ella. “Es una alegría enorme. Quedó demostrado que la fiscal no tuvo ninguna visión de género en este caso”, dijo a Infojus Noticias la defensora de la joven. “Ahora queremos que se esclarezca el crimen de Lulú. Esto nos habilita a presentarnos como particular damnificados en la causa en la que se investiga el homicidio”, contó.

 

Desde la pequeña sala del tercer piso donde se llevaron a cabo los cuatro encuentros se escuchaban los cánticos de cientos de mujeres: “Para Yanina, la libertad”, gritaban. En cada día del juicio en la puerta de los Tribunales tenía lugar el mismo ritual. Cientos de mujeres militantes llegaban para apoyar a Yanina y reclamar Justicia. El movimiento de mujeres organizado hizo de la causa Yanina González una bandera propia. Hoy había un fuerte operativo policial y un vallado que les impedía llegar hasta la entrada. Por eso se concentraron en la esquina. Conder destacó la importancia de ese acompañamiento: “La historia se visibilizó en la calle. Nosotros conocemos a una Yanina, pero hay muchas más”.

Adentro del salón estaban las integrantes de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), militantes y periodistas que siguieron el caso desde el comienzo. Eran todas mujeres.

La gran ausente fue la fiscal Carolina Carballido Calatayud, quien había pedido una condena de 6 años y 7 meses. La mayoría de los cánticos iban destinados a ella. La titular de la UFI especializada en violencia de género de Pilar quien impulsó la acción contra Yanina y la acusó. “La revictimizó durante el juicio”, opinó Conder. Estuvo presente en las voces de las mujeres que cantaron: “Carballido, Carballido. Que vergüenza que nos das. Proteges al femicida y encerrás a la mamá”.

De acuerdo con el relato de la joven el 16 de agosto de 2013 Fernández la obligó a tener relaciones sexuales. A la mañana siguiente, mientras ella preparaba la mamadera y su hija lloraba, el hombre golpeó a la beba hasta la muerte. La fiscal Carballido Calatayud decidió imputar a la joven por abandono de persona, seguida de muerte y agravada por el vínculo. Yanina fue detenida de inmediato y llegó al debate con prisión domiciliaria, después de estar más de un año en el penal de Los Hornos.

Durante el debate declararon varios testigos que narraron la cadena de violencias de la que fue víctima Yanina. Su madre se fue de su casa cansada de los golpes de su marido,y tuvo que convivir con ese hombre violento. No sabía leer, ni escribir. No tuvo la oportunidad de formarse. A los 16 años quedó embarazada y su padre la obligó a dar en adopción al nene. Después se puso de novia con el papá de Lulú hasta que llegaron las marcas y los moretones. Se escapó, conoció a Fernández y se fueron a vivir a Derqui. En la Unidad Penitenciaria 33 de Los Hornos Yanina parió a Tiziana, fruto de su relación con él.

A partir de los dichos de los testigos los jueces destacaron que cuando Yanina advirtió que su hija se sentía mal, pidió ayuda. Primero recurrió a los vecinos, consiguió un taxi y mientras se dirigían al hospital, le rogaba a Fernández que le hiciera respiración “boca a boca”. Indicaron además que deben tenerse en cuenta que, pese a “sus limitaciones intelectuales y su estado de gravidez”, actuó lo más rápido posible.

En la sentencia, los jueces advirtieron que Yanina y la pequeña Luz vivían sometidas “a un factor nocivo de violencia” ejercida por Fernández. Y recordaron que la joven había buscado ayuda con anterioridad en el centro comunitario Gallo Rojo, donde mostró las marcas que la chiquita tenía en el cuerpo. Justamente, por testimonios de las integrantes de Gallo Rojo participaron del debate y evidenciaron la situación de violencia que vivió la joven.

Además de las integrantes de esta agrupación, también compartió su testimonio Natalia, quien fue pareja de Fernández. Apuntó a evidenciar sus antecedentes de maltrato. Cuando estaban juntos, golpeó a su hijo. Ella está segura de que Fernández fue quien mató a Lulú. Natalia pidió protección porque temía represalias por parte de su ex pareja. Sin embargo, la fiscal le dijo que hiciera la denuncia correspondiente y, luego, se evaluaría su protección.

En su alegato, Carballido Calatayud dijo que Yanina tenía todas las herramientas para llevar a su hija al médico y cuestionó varias veces a las integrantes de Gallo Rojo. “Ella se dirigió en todo momento en un tono discriminatorio. Se nota que no tiene una perspectiva pero también queda claro su clasismo”, expresó Conder.

Causa paralela

El 12 de junio del año pasado la misma fiscal que acusó a Yanina abrió una causa paralela que investiga el homicidio de Lulú. En ese expediente el principal sospechoso es Fernández. La defensa de la joven acusada recién tomó conocimiento de esta investigación cuando ya estaba en marcha, cinco meses después.

“Hay dos acusaciones, como si hubieran dos personas muertas. Entendemos que eso es fraude procesal y queremos que se investigue. También consideramos que ocultar prueba a la defensa constituye una falta grave. Hubo pruebas de esa causa que se usaron en contra de Yanina”, explicó Conder.

Desde finales del año pasado Yanina vive en la casa de Carina Leguizamón, integrante de vecinos Organizados de Moreno. Así pudo acceder al beneficio de la prisión domiciliara porque no tenía otro amigo o pariente a quien recurrir para esta garantía. Leguizamón también participó activamente para visibilizar el caso de las hermanas Jara, presas por defenderse de un vecino abusador. Carina empujó la difusión de este caso y creó, junto a otros compañeros, la “Comisión por la Libertad de Yanina”. “Libertad para Lulu y Yanina”, reclama el mensaje que difundieron en las redes sociales. A partir de ahí algunos medios contaron la historia de la joven de 23 años. Hoy celebraba, junto a las otras militantes, la absolución de Yanina.

 

Imagen : Infojus Noticias