Noticias Destacadas

Amnistía Internacional y Calle 13

Abogan por aborto a niña embarazada de 10 años en Paraguay

Calle 13 y Amnistía Internacional solicitan abiertamente a las autoridades paraguayas que se le otorgue a la niña la posibilidad de abortar.Amnistía aborto paraguay

El 1 de abril pasado,  una niña de 10 años, de 34 kilos y apenas 1,39 metros de estatura llegó con su madre al Hospital Materno Infantil de Trinidad, en Asunción, quejándose de dolor de estómago. Al examinarla, los médicos determinaron que estaba embarazada de 21 semanas, tras ser violada por su padrastro, genera diversas reacciones a nivel mundial.

La pequeña se encuentra en buen estado de salud, según comentó a la prensa paraguaya Mundo Dolores Castellanos, la doctora al mando del equipo que monitorea su evolución, pese a que su embarazo es considerado de alto riesgo para su vida y la del feto.

La identidad de la menor se ha mantenido en reserva, pero su madre ha rogado que se le practique un aborto “para salvarle la vida”, no obstante, esto no sería posible pues en Paraguay solo está permitido interrumpir el embarazo cuando la vida de la mujer o la niña embarazada corre peligro.

La madre de la menor se encuentra en la cárcel de mujeres de Asunción, luego que la fiscalía la acusara de falta al deber del cuidado y obstrucción a la justicia. En tanto, el padrastro se encuentra prófugo y pesa una orden de búsqueda y captura

Amnistía Internacional (AI) lanzó la campaña virtual #NiñaEnPeligro, porque a su juicio están obligar a la pequeña a ser madre “constituye tortura y otros malos tratos conforme a la Convención contra Tortura de Naciones Unidas”.

Por su parte, René Pérez, el vocalista de Calle 13, pidió a través de su cuenta de Twitter al Ministerio de Salud paraguayo que actúe para salvar la vida de la niña de 10 años embarazada de su padrastro.

En Paraguay, el año 2014, 680 menores de 15 años dieron a luz, según cifras del Ministerio de Salud Pública.

 Foto: Twitter
Residente de Calle 13 solidariza con la pequeña.

Foto: Twitter

Imagen : Twitter/ Amnistía Internacional