Noticias Destacadas

EL DELITO Y LA IMPUNIDAD VIENE DESDE ARRIBA

A un mes del crimen de Maximiliano Zapana, familiares piden justicia

Dos familias se unen en la lucha por justicia, la familia Zapana y la familia Corregidor por los asesinatos de sus hijos, Maximiliano Zapana de 22 años, ocurrido a la salida del boliche SKombros y Enrique Corregidor de 24 años, asesinado afuera de la carpa El Gaucho. Los casos son similares, aparece el negocio de la noche y la policía como garantes de la violencia y la muerte.

La familia Zapana presentó en el Concejo Deliberante una denuncia al boliche Skombros por abandono de persona y solicita su cierre. Desde Protección Ciudadana se señaló que este boliche cumple con todas las normas de habilitación y que el control de la seguridad afuera lo tiene la Policía.

En el caso Enrique Kike Corregidor los responsables materiales fueron excarcelados e incluso amenazan y provocan a la familia para que no continúen con las denuncias, la causa se encuentra en el Juzgado del juez de Instrucción Formal de 2º Nominación, Esteban Dubois.

La familia reclama por la responsabilidad de la carpa El Gaucho porque Corregidor fue agredido dentro del baile, y sacado afuera junto a los agresores donde fue muerto a golpes, la policía que estaba a escasos 10 metros no intervino.

La policía y los empresarios de la noche están ligados a través de las atribuciones que tiene esta fuerza de seguridad con el control de la venta de alcohol y los servicios de adicionales, claramente es una fuerza al servicio de negocios privados contra la seguridad de los ciudadanos.

Los boliches toman el antecedente del caso Jaime y evitan de todas las maneras posibles que la muerte se produzca adentro, para evadir responsabilidades, entonces los heridos y muertos aparecen como algo ajeno al negocio. Sin embargo, las bandas que actúan con zona liberada dentro y fuera de los boliches, son habitués de los mismos, ampliamente conocidos por empresarios y fuerzas de seguridad y la mayoría ligados al negocio de la droga. Esto demanda que no sólo se investigue la narco policía sino también las profundas raíces y múltiples lazos con dueños de boliches, usados como centros de operaciones, reclutamiento y trata de personas.

Las familias están luchando por justicia reclamando que se juzguen a todos los responsables, los autores materiales, la policía y los boliches. Invitamos a la población a movilizarse el próximo viernes 10. Las familias concentramos desde la 10.30hs en plaza Güemes (frente a la Legislatura)