La Plata

A 24 años de su desaparición, se realizó una nueva vigilia por Miguel Bru

Familiares y amigos del joven desaparecido en 1993 concentraron frente a la comisaría novena. Este año, se sumó el pedido por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Una nueva vigilia por la desaparición de Miguel Bru (Fotos: AGLP)

Familiares y amigos del joven desaparecido en 1993 concentraron frente a la comisaría novena. Este año, se sumó el pedido por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Familiares y amigos de Miguel Bru, junto a organizaciones sociales, protagonizaron una vigilia frente a la comisaría novena de La Plata, al cumplirse 24 años de la desaparición y muerte bajo tortura policial del estudiante de periodismo. Como cada año, su madre, Rosa Schonfeld, encabezó la jornada en la que vuelve a pedir justicia por su hijo y, además, se sumó al pedido de aparición con vida de Santiago Maldonado.

La vigilia comenzó a las 19, frente a la sede policial, ubicada en las calles 5 y 59, donde hasta las 2 de la madrugada se instaló una radio abierta, se realizaron proyecciones de video y actuaron una murga y una obra de teatro.

Este año, la vigilia tuvo un doble propósito: la convocatoria se realizará bajo la consigna ‘Basta de violencia institucional y complicidad judicial’ y también en reclamo de ‘aparición con vida de Santiago Maldonado’.

La familia de Miguel continúa exigiendo la aparición del cuerpo de su cuerpo, que a pesar de los más de 50 rastrillajes realizados en La Plata y localidades aledañas no pudo ser encontrado.

Bru, estudiante de la Facultad de Periodismo de La Plata, desapareció en agosto de 1993, luego de denunciar a un grupo de efectivos de la comisaría novena por un allanamiento ilegal en su casa. El joven de 23 años fue amenazado y hostigado por la Policía Bonaerense para que retirara la denuncia, pero aquel se negó a hacerlo.

Seis años después de su desaparición se llevó a cabo el juicio, donde se pudo determinar que Bru había sido secuestrado el 17 de agosto de 1993 por agentes cerca de la localidad de Bavio, en el partido de Magdalena.

Los testimonios de varios detenidos de la comisaría y las pericias en el libro de guardia permitieron comprobar que Bru fue llevado a esa seccional, entre las 19 y las 20 de aquel día, donde fue visto por última vez mientras era torturado.