Noticias Destacadas

Desde abril de 2008 a junio de 2011

2290 personas rescatadas de redes de Trata

“2290 hombres y mujeres fueron rescatad@s desde abril de 2008 hasta el 30 de junio de 2011”, aseguró la responsable de la Coordinación de la Oficina de Rescate y Acompañamiento de Víctimas de Trata de Personas, Zaida Gatti. En este sentido, la funcionaria manifestó, que este trabajo se realizó en 3 años y dos meses desde la sanción de la ley, con casi el 60% de casos vinculados a mujeres que eran explotadas sexualmente y aproximadamente un 40% de hombres que fueron rescatados los seis primeros meses de 2011 y que eran sometidos a trabajo esclavo.

“Entre 2008 y 2010 esta tarea se realizó fundamentalmente en prostíbulos, cabarets y departamentos privados porque la trata con fines de explotación sexual se dió en un porcentaje del 80%”, precisó.

Gatti relató, que la oficina se creó después de la sanción de la ley de trata de personas en el año 2008. “Una vez que la ley fue promulgada, el entonces ministro de Justicia, dr. Aníbal Fernández, hoy jefe de Gabinete, creó las unidades específicas de lucha contra la trata de personas en las 4 fuerzas de seguridad federales: la Gendarmería, la Policía Federal, la Prefectura Naval y la Policía Aeroportuaria e inmediatamente creó la Oficina de Rescate y Acompañamiento de Víctimas de Trata de Personas, que es un equipo conformado por psicólog@s, asistentes sociales, abogad@s, médic@s y hoy tenemos un equipo también conformado por sociólog@s y politólig@s que trabajan en este equipo interdisciplinario”, explicitó.

De la misma manera, explicó que desde 2008, se trabaja “en conjunto con estas fuerzas de seguridad desde el momento en que se produce el allanamiento en un lugar de explotación, lo que significa que tomamos contacto con la víctima antes que la fuerza de seguridad”.

Advirtió además, que la tarea de la oficina empieza una vez que se conoce cuales son los probables lugares adonde hay trata de personas para la explotación sexual, el trabajo esclavo y el tráfico de órganos y se garantiza la seguridad por las fuerzas locales para el ingreso del personal de acompañamiento.

“Una vez que se da seguridad nos entrevistamos individualmente con la víctima y empezamos a trabajar en identificar elementos probatorios del delito de trata y sacarlas inmediatamente del lugar de explotación”.

“El tiempo subjetivo de una víctima nunca es el tiempo de la Justicia”

La respondable de la Oficina utilizó esta expresión para precisar que las víctimas-testigos hacen su propio proceso y que a veces “necesitan un mes para empezar a reconocer sus derechos”.

Las personas que han estado en una situación de trata, sostiene: “Temen mucho reconocer quienes son sus tratantes porque fueron amenazadas, porque no tienen un centavo y en algún lugar de su mente piensan que van a poder cobrar algo, por eso nuestro trabajo consiste en empezar a deconstruir ese discurso con el cual l@s tratantes la mantuvieron cautivas tanto tiempo”.

Se debe “empoderar a la víctima haciéndole entender que ellas no son delincuentes, como les quieren hacer creer l@s tratantes en esa situación de vulnerabilidad en la que se encontraban”, precisó, y por eso “es necesario trabajar a posteriori de la declaración testimonial para que tenga un acompañamiento psicólogico, y posibilitar además su reinserción social”.

“El acompañamiento es importante porque la víctima debe estar lo suficientemente fuerte para poder declarar cuando llegue el momento del juicio”, recalcó.

Gatti contó también, que desde el Ministerio de Justicia de Naciión “la competencia culmina en la fase de instrucción, pasando a actuar luego el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y sus pares en cada una de las provincias”.

También afirmó, que previo al juicio oral, se vuelve a “acompañar con asistencia psicosocial porque estamos frente a víctimas testigos”.

Sobre las críticas hechas a la ley de trata en relación a las víctimas mayores de edad, Gatti aseguró, que la letra fría habla de demostrar los medios comisivos: como el secuestro y el engaño, aunque la mayoría de los fallos dan cuenta del aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de la víctima, y entonces se hace innecesario “que la víctima demuestre” porque está en su relato, que nunca tuvo acceso a la salud, ni a la educación, con toda una vida en medio de la pobreza.

Acerca de las formas de captación, la funcionaria dijo que las modalidades más frecuentes son las falsas promesas laborales realizadas por alguna persona conocida y el engaño en un diario local o nacional a través de los avisos clasificados, relatando que la modalidad del secuestro es la menos frecuente.

FOTO: entrevistar-te.com.ar