Noticias Destacadas

10 mil mujeres para descifrar el Zika

Se ha iniciado el monitoreo de 10 mil mujeres embarazadas para obtener más datos sobre el virus, como su posible exacerbación tras una infección de dengue.

México.- El impacto del Zika sigue en aumento. En lugares como Puerto Rico se ha observado una rápida propagación del virus, infectando potencialmente hasta medio centenar de mujeres embarazadas al día. Precisamente este lugar fue elegido para iniciar el estudio prospectivo más grande sobre esta epidemia. Se trata del ZIP (Zika in Infants and Pregnancy), que monitoreará un total de 10 mil mujeres.

La investigación ha sido diseñada por los Institutos Nacionales de Salud en EU (NIH) y la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), una organización de investigación científica vinculada al Ministerio Brasileño de Salud. Mediante el ZIP se planea obtener más datos para evaluar la magnitud de los riesgos del virus Zika en mujeres embarazadas y su desarrollo en fetos y bebés. El estudio empezó en Puerto Rico, pero se extenderá a quince localidades de Brasil, Colombia y otras áreas que están experimentando fuertemente la transmisión activa del virus.

Las participantes son mayores de quince años y atraviesan su primer trimestre de embarazo. El estudio planea seguir a las embarazadas hasta el nacimiento de sus hijos y posteriormente se mantendrá el monitoreo de los bebés durante un año. Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) en EU, una de las instituciones participantes, señaló que el alcance del efecto del virus Zika en el embarazo no ha sido completamente determinado, pues aún prevalecen muchas preguntas que podrán ser respondidas con más elementos al final del magno monitoreo. Esta investigación pretende recabar información para desarrollar estrategias de salud pública más certeras y durará alrededor de año y medio.

El estudio está planeado para recabar información tanto de mujeres embarazadas infectadas por el virus, como por quienes no han tenido contacto con él. Entre ellas se documentarán cuestiones como el parto prematuro, aborto espontaneo, malformaciones del sistema nervioso, microcefalia y otras complicaciones. Otro de los objetivos fundamentales del estudio es establecer un comparativo de complicaciones entre las mujeres que presentan sintomatología por el virus y las que no manifiestan síntomas a pesar de haber sido diagnosticadas.

Las madres que den el consentimiento para monitorear a sus bebés tendrán que llevar a sus hijos a exámenes en diferentes etapas de su desarrollo hasta que cumplan un año de vida. También se evaluarán otros aspectos sobre el medio en que viven las mujeres, como aspectos de exposición ambiental, situación socio-económica y desarrollo nutricional. Otra cuestión muy importante será la revisión de su historial médico, en el que cobran vital importancia el registro de infecciones previas de otros virus, como el caso del dengue.

Aliados o enemigos

Precisamente uno de los más recientes hallazgos sobre el desarrollo del Zika es que la exposición previa al dengue podría aumentar la gravedad del virus. El estudio que revela esta brumosa relación entre los dos tipos del género Flavivirus fue financiada por la fundación británica Wellcome y contó con la participación de especialistas de Francia, Tailandia e Inglaterra. A este último país pertenece el líder del proyecto: el doctor Gavin Screaton, decano de la Facultad de Medicina del Colegio Imperial de Londres. Este tipo de reacción se ha observado también en las segundas infecciones por dengue que tienden a ser más potentes que las primeras. Este investigador ha dicho que se necesitan más estudios para confirmar los resultados en relación al Zika, sin embargo esta información es muy importante para avanzar de manera más certera hacia la ansiada vacuna.

Existen varios laboratorios del mundo luchando por obtener una vacuna, sin embargo actualmente una de las más prometedoras es la que pudiera lanzar Sanofi, sobre todo después de que se anunció que la tecnología desarrollada por el centro de investigación biomédica estadounidense Walter Reed Army Institute para la creación de una vacuna contra el Zika, será transferida a los laboratorios franceses.

La creación de una vacuna requiere alrededor de veinte años de desarrollo y una inversión de un billón de dólares, sin embargo lo que se pretende con estas nuevas alianzas es acelerar los tiempos y Sanofi ha ganado camino tras el desarrollo de la vacuna del dengue y en la que habría que contemplar las nuevas observaciones en relación al dengue–Zika.

En la investigación publicada por la revista especializada Nature Immunology, los investigadores encontraron que los anticuerpos que el organismo produce después de sufrir dengue, le permiten al Zika ingresar a las células en las que se replica rápidamente y niveles más altos del virus en la sangre también facilitan su transmisión. Los investigadores explican el proceso como una especie de “caballo de Troya” donde el virus se esconde para después atacar. Para los especialistas estas revelaciones también podrían formar parte de la explicación de por qué el Zika se diseminó rápidamente por un continente que ha luchado contra el dengue históricamente.

Muchas personas infectadas con el virus del Zika no se enferman, de hecho se considera que sólo 20% de los infectados desarrollan síntomas y entre las personas que los tienen, la enfermedad normalmente es leve y dura alrededor de una semana. El Síndrome de Guillain-Barré (SGB) es un trastorno poco frecuente al que se le han encontrdao vínculos con el Zika que puede ocasionar debilidad muscular y parálisis durante algunas semanas e incluso meses. Es desencadenado en una pequeña proporción de las infecciones y la mayoría de la gente se recupera, aunque en algunos casos los daños son permanentes.

Es así que los efectos más alarmantes hasta la actualidad han sido los desencadenados en los productos de las mujeres embarazadas, la población aparentemente más vulnerable a las picaduras de los mosquitos Aedes aegypti que transmiten el virus.

Por el momento la única forma de evitar el aumento de casos es la prevención, sobre todo ante la inminente temporada vacacional y la consecuente mayor movilización de personas. En este sentido las autoridades internacionales y nacionales de salud subrayan que el Zika se propaga principalmente a través de las picaduras de los mosquitos infectados, pero sin olvidar que otra vía de contagio es la transmisión sexual por lo que se deben intensificar los cuidados hasta que haya más respuestas que preguntas sobre la nueva epidemia del siglo.